Rapoon – “My Life As A Ghost”

 

Del ritmo a la idealización

 

Zoharum – Abril de 2017 – experimental/rhythmic ambient - ZOHAR 141-2

 

Adrift

The Sky Was Blue

Neyyatt

Terrain Sounds

A Strange World

Silver Comp´

BIG Land IN

Think I Was Happy

Tell Charlene

 

Vertical Moonlight

Not Knowing

Tremors

What’s Been Happening?

In Marakkesh

Terminus Gris

 

 

Zoharum continúa con su labor arqueológica en el yacimiento discográfico de Rapoon. En esta ocasión se ha decidido reeditar uno de los trabajos más rítmicos y a su vez abstractos del dilatado catálogo de este proyecto: “My Life As A Ghost”. Música de chill-out en las puertas del abismo.

 

Robin Storey es uno de esos músicos que no necesitan demasiada presentación: Nada menos que exintegrante de los míticos Zoviet France durante su gestación y primer desarrollo, además de responsable de uno de los proyectos más remarcables del experimental rítmico y étnico, Rapoon.

En su amplia carrera, Rapoon ha lanzado al mercado toda una suerte de discos en los que se presenta una infinidad de posibilidades compositivas que abarcan desde el experimental más lúgubre hasta acercamientos al acid house. Storey se ha atrevido con casi todo, y casi todo le ha salido bien.

Hace unos años que el sello polaco Zoharum emprendió una ardua labor reeditora con la discografía de Rapoon, así como encargarse de publicar gran parte de las nuevas propuestas de este británico. Lo que hoy presentamos es la segunda oportunidad para descubrir uno de los discos más enérgicos y rítmicos de esta banda, My Life As A Ghost; un álbum emparentado con el drum and bass y la música house experimental en el que se yuxtaponen temas etéreos y relajados, muy en la onda trascendental y evasiva que propone su peculiar estilo. De la pista de baile al pleno chill-out en constante intermitencia.

 

12039022_10153709324393120_690474505667224535_o.jpg

 

Quizá esa distensión de fuerzas sea la razón por la que este disco se muestra tan apetitoso, ya que sabe hacer fluctuar las sensaciones, manteniendo nuestro interés latente desde el primer minuto.

Adrift” y “The Sky Was Blue” son temas que van aconteciendo la tónica general del disco, sin embargo My Life As A Ghost esconde auténticas joyas divagatorias como “A Strange World”, en la que una voz femenina rasgada y gris viste de palabras a paisajes abocetados por el sonido, todo ello bajo la marca de un ritmo tranquilo pero firme.

Storey siempre ha encontrado muy sugerente crear espirales de sonido en forma de loop cuya finalidad es crear atmósferas hipnóticas sobre las que cabalgar a sus anchas; en su octava propuesta, “I Think I Was Happy”, encontramos el ejemplo idóneo. Una fantástica demostración de ambientes rítmicos y densos rozados por la genética industrial y el spoken word.

Zoharum ha decidido acompañar a este clásico con un CD extra en el que se incluyen seis cortes, algunos de ellos descartados de la edición original y otros de nueva acuñación.

Fernando O. Paíno

 

 

 

 

 

Rapoon – “Rhiz”

ELCTROACÚSTICA BAILABLE

 

Zoharum - Abril de 2017 - Inteligent Dance Music / Experimental - ZOHAR 142-2

 

Gupta Highway

Ho Gaya Can

Hunters and Pardesi

LagaKe Swan

Future Sajna

Last Stop

 

Zoharum rescata una de las publicaciones más rítmicas y bailables de Rapoon. Rhiz nos sumerge en un contexto dinámico y pulsado cercano al electro, condimentado con una amplia esencia experimental.

 

 

Robin Storey es conocido por ser uno de los emblemas de la nueva ectrónica experimental. Su carrera es intachable: Comenzó siendo miembro seminal del mítico conjunto post-industrial Zoviet France para pasar a trabajar en solitario años más tarde en el proyecto que estamos analizando.

     Rapoon es una arqueta repleta de sorpresas. Cada disco se resuelve como un planteamiento diferente, desde música tribal y étnica, pasando por el ruido raspante, hasta lo que ahora nos ocupa, una suerte de estructura chill out con cierto halo de oscuridad y elevadas dosis de experimentación.

     Rhiz es uno de los trabajos más rítmicos de Rapoon. Este álbum vio la luz en 2002 de la mano del sello austriaco Klanggalerie, especializado en bandas de corte industrial, y la casa polaca Zoharum no ha dudado en rescatarlo de la lista de discos descatalogados manteniendo su estética original pero reavivando su esencia. Está compuesto por seis temas que presentan como denominador común los ritmos cerrados e hipnóticos, cercanos a la Inteligent Dance Music y al estilo de rave. El aderezo que pone el punto de distinción y que aporta el toque onírico que caracteriza a Rapoon es la adición de estructuras ambientales, tal y como podemos comprobar en cortes de la talla de “LagaKe Swan”, nada menos que trece minutos de compases marcados, nerviosos y cimbreantes sobre los que se adhieren distintas voces corales y efectos de vocoder.

A-7029-1478038361-6019.jpeg.jpg

La totalidad de temas que engloban Rhiz mantienen ese espíritu bailable que, de forma eventual, Storey sabe ofrecernos. Entre los más recomendables podemos destacar “Last Stop”, que despega con serenidad, marcado por voces etéreas e incorpóreas perfectamente adaptadas a un compás firme, al cual se le van añadiendo multitud de sonidos, alimentándolo de efectos hasta generar una robusta tonada perfecta para las pistas de baile.

A diferencia de la edición original, que fue limitada a ochocientos ejemplares, este nuevo prensaje ha sido acotado a tan solo quinientas copias. Ha sido remasterizado por Łukasz Miernik, que ha sabido enfatizar el sonido escondido de gran parte de matices que presentaba la propuesta original.

     Zoharum y Rapoon continúan forjando una estrecha alianza editorial que satisface a los miles de seguidores de este mítico proyecto británico. Rhiz es una fantástico ejemplo de ambient bailable que aporta nuevas facetas sonoras al universo creativo de Storey.

 

Fernando O. Paíno

 

 

 

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑